1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

 

 

Juan Carlos Araneda Ferrer, Psicólogo Social

 

Asesor de Estudios de CONACE

 

 

 

 

 

LAS DROGAS EN CHILE

 

CONTEXTO INTERNACIONAL

 

 

 

El 3,4% de la población mundial, unos 200 millones de personas, consumen

 

drogas ilegales y habitualmente toman más de una sustancia, revela el último

 

Informe sobre la Tendencia Mundial de las Drogas, elaborado por la Oficina de

 

Naciones Unidas para las Drogas y el Crimen (UNODC, 2003). En él se asevera

 

que "la droga más consumida en casi todos los países es la cannabis", tanto en

 

hierba (marihuana) como en resina (hachís).

 

Chile no está ajeno a éste problema de carácter mundial. El fenómeno de las

 

drogas en nuestro país ha sido considerado como uno de los temas sociales más

 

emergentes de la última década.

 

En los últimos años diversos estudios sociales y epidemiológicos dan cuenta de la

 

magnitud del problema del consumo de drogas ilícitas, lo cual ha llegado al

 

conocimiento de toda la ciudadanía a través de los medios de comunicación,

 

básicamente en la noticia contingente.

 

 

 

ESTUDIOS NACIONALES DE DROGAS EN POBLACIÓN GENERAL DE CHILE

 

Dentro de los estudios de mayor cobertura en nuestro país destaca el Quinto

 

Estudio Nacional de Drogas en Población General de Chile (serie de

 

investigaciones comenzada en 1994). Dicho estudio representó a 8.392.058

 

personas, realizando 16.476 encuestas a nivel nacional. El Quinto Estudio

 

Nacional de Drogas contó con muestras representativas de la población urbana de

 

las 13 regiones del país, lo cual explica el gran tamaño de la muestra.

 

 

 

 

 

Los resultados del citado estudio indican que la prevalencia de consumo de último

 

año para drogas ilícitas es de 5,7%, estimándose que unas 477 mil personas han

 

usado drogas ilícitas recientemente en Chile. Las sustancias ilícitas más usadas

 

en nuestro país son marihuana (5,2%), clorhidrato de cocaína (1.6%) y pasta base

 

o sulfato de cocaína (0.5%). Sin duda que el mayor consumo de drogas ilícitas es

 

el de marihuana en éste y todos los estudios realizados sobre el tema. Se estima

 

que de cada 10 consumidores recientes de marihuana y cocaína, 3 de ellos

 

generan dependencia a esas drogas, lo cual asciende a 1 de cada 2 en el caso de

 

la pasta base.

 

El uso de drogas está fuertemente concentrado en la población joven de 12 a 34

 

años de edad, con prevalencias de último año de casi 10% para drogas ilícitas

 

como marihuana, cocaína y/o pasta base. En otras palabras, 1 de cada 10

 

personas entre 12 y 34 años de edad ha usado drogas en forma reciente.

 

La tendencia del uso de drogas, según la prevalencia de último año, indica una

 

leve disminución en el uso de marihuana entre los años 2000 y 2002, de 5,8% a

 

5,2%. Los derivados de la hoja de coca se mantienen prácticamente estables: la

 

tasa de consumo reciente de pasta base fue de 0,7% en 2000 y de 0,5% en 2002,

 

mientras la cocaína presentó prevalencias de último año de 1,5% en 2000 y 1,6%

 

en 2002.

 

Es importante notar que la estabilización en el consumo de drogas ha ocurrido

 

debido a disminuciones en el consumo de la población más joven y especialmente

 

entre los menores de 12 a 18 años de edad. El consumo de marihuana entre los

 

menores desciende en casi dos puntos porcentuales, de 8,4% en 2000 a 6,6% en

 

2002. Todavía más importante es notar que el uso de pasta base en los menores

 

desciende de 0,9% en 2000 a 0,2% en 2002 y el de cocaína de 1,3% a 1%.

 

En el Quinto Estudio Nacional de Drogas en Población General de Chile se

 

describió también la magnitud del consumo de drogas en algunos colectivos

 

específicos, como es el caso de la población laboral. Las altas tasas de uso

 

marihuana, cocaína, inhalables, tabaco y alcohol en la población laboral menor de

 

18 años de edad confirman que la deserción escolar y el temprano ingreso al

 

mundo laboral son un alto factor de riesgo en el uso de drogas para este

 

segmento poblacional.

 

El análisis de consumo de drogas según el tipo de trabajo en la población laboral,

 

indica que la tasa más alta la registran quienes trabajan con un familiar sin recibir

 

sueldo (16,9%), seguidos por empleados u obreros del sector privado (6,5%) y por

 

trabajadores independientes (5,7%). Las tasas más bajas las registran los

 

empleados u obreros del sector público o municipal (1,4%) y quienes trabajan en

 

el servicio doméstico (0,5%).

 

El análisis del uso de drogas según el número de empleados de la empresa indica

 

que mientras más pequeña es la organización, en cuanto a número de empleados,

 

mayor es la tasa de consumo de drogas ilícitas. La tasa más alta de uso de drogas

 

ilícitas se observa en aquellos trabajadores que laboran en organizaciones que

 

tienen más de 200 y menos de 1000 trabajadores (5,8%). Por contrapartida, las

 

tasas más bajas se registran en las grandes organizaciones con 1000 o más

 

empleados (3,4%).

 

 

 

 

 

La tasa de consumo reciente de drogas ilícitas se eleva a 9% en aquellas

 

personas que han estado sin trabajo durante algún tiempo en los últimos 12

 

meses. En aquellos que han estado con trabajo en igual período la tasa de

 

consumo es de 3,6%.

 

Quienes han tenido algún accidente laboral en los últimos 12 meses presentan

 

tasas de consumo reciente de drogas ilícitas que duplican a quienes no han tenido

 

accidentes laborales.

 

Otro hallazgo importante de la citada investigación, en lo que respecta al análisis

 

de segmentos poblacionales específicos, es observar que las tasas de consumo

 

de drogas ilícitas son más altas entre los estudiantes de la Educación Superior de

 

17 a 25 años de edad (17,4%), que entre las personas de la misma edad que no

 

estudian, pero que trabajan (14%); pero más bajas que las de personas de ese

 

grupo etáreo que están cesantes (21,4%) o que no están haciendo nada (21,9%).

 

ESTUDIOS NACIONALES DE DROGAS EN POBLACIÓN ESCOLAR DE CHILE

 

Al considerar otros estudios realizados por el CONACE, esta vez en poblaciones

 

específicas, también se puede apreciar que el consumo de drogas en nuestro país

 

es un tema que debe ser atendido urgentemente. Por ejemplo, en el caso de la

 

Población Escolar de Chile, según el penúltimo estudio encargado por el CONACE

 

en este ámbito (2001) realizado entre alumnos de 8º año básico y 4º año medio, la

 

edad promedio del primer consumo de cigarrillos es de 13 años, de 14 años para

 

alcohol y de 15 años para marihuana. Esto es así tanto en hombres como en

 

mujeres.

 

 

 

 

 

6,7% de los escolares de octavo básico declararon consumo de drogas ilícitas en

 

el último año previo a la encuesta, llegando a 25% en el cuarto medio. Asimismo,

 

los resultados obtenidos en el estudio de 2001 muestran que en promedio 16,3%

 

de los escolares, del octavo básico a cuarto año medio, han consumido alguna

 

droga ilícita en el último año. Dicho promedio se encuentra también fuertemente

 

influenciado por el consumo de marihuana.

 

Otro hecho que comienza a tomar relevancia, no sólo en las investigaciones

 

realizadas en Chile, es que la brecha que separa a los jóvenes escolares,

 

hombres y mujeres, en el consumo de drogas ilícitas no es muy grande, pues por

 

cada 17,8% de hombres que declararon haberlas consumido durante el último

 

año, de igual forma lo hicieron 14,9% de mujeres. Tampoco existe gran diferencia

 

en los niveles de uso de drogas entre estudiantes de establecimientos públicos

 

municipales, particulares subvencionados o particulares privados.

 

El nivel de consumo de marihuana de los escolares chilenos, entre 8º básico y 4º

 

año medio, sólo es superado a nivel continental por los escolares de los mismos

 

cursos en Estados Unidos. No obstante, los escolares de 8º grado en EE.UU.

 

tienen tasas de consumo alguna vez en la vida de marihuana (20,4%) que

 

duplican a las de escolares chilenos (8,8%). Sin embargo, en los 4º medios las

 

diferencias se estrechan, con prevalencias de vida de 49% en estudiantes de

 

EE.UU. y de 39% en los de Chile.

 

Juan Carlos Araneda Ferrer, Psicólogo Social

 

Asesor de Estudios de CONACE

 

 

 

FUENTES CONSULTADAS

 

UNODC (2003). “Tendencias Mundiales de las Drogas Ilícitas, 2003”.

 

Oficina Contra las Drogas y el Delito, Viena. Naciones Unidas, New York, 2003.

 

CONACE (2003). “Quinto Estudio Nacional sobre Drogas en Población

 

General de Chile, 2002”. Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes,

 

Ministerio del Interior. Santiago de Chile.

 

CONACE (2002). “Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar de

 

Chile, de 8º año básico a 4º año medio, 2001”. Consejo Nacional para el Control

 

de Estupefacientes, Ministerio del Interior. Santiago de Chile.

 

National Institute on Drug Abuse (2003). “Monitoring the Future: National

 

Results on Adolescent Drug Use”. Overview of Key Findings, 2002. US.

 

Organización de los Estados Americanos (2003). “Consumo de Drogas en

 

Países Americanos”, Encuesta SIDUC a Estudiantes de Enseñanza Media.

 

Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas. Washington, D.C.

 

 

 

 

 

Rompe tu Rutina

Go to Top